lunes, 22 de febrero de 2010

Arturo Pérez Reverte

Nacido en la antigua Cártago, en pleno Mediterráneo, este ex reportero que colgó la máquina de escribir  hace unos 15 años para cultivar la pluma del escritor, ha escrito casi una veintena de novelas desde entonces y con cada una de ellas se ha ganado más seguidores, al grado que por lo menos tres de sus obras ya fueron llevadas al cine, una de ellas por el polémico Roman Polanski.

Se trata, por supuesto, de Arturo Pérez Reverte, el escritor español más vendido y leído en el mundo en los últimos años y que ahora está a punto de presentar su nueva novela, El Asedio, que ya en preventa en España rompió todo los récords,  aún antes de salir,  y cuya publicación está prevista para el próximo 3 de marzo, es decir, en apenas 10 días.

Pérez Reverte nació junto al mar y eso lo marcó tanto que por lo menos la mitad de sus novelas cuenta con marinos como personajes o con el mar como protagonista, lo mismo si se trata de La reina del sur que de La carta esférica, Cabo Trafalgar o El capitán Alatriste.

En 1994, el éxito comercial de Territorio comanche lo impulsa a dejar el periodismo para ocuparse de lleno en escribir. Arturo Pérez Reverte utiliza su experiencia como reportero para investigar y documentarse a fondo sobre los temas que aborda en sus novelas al grado que, su amor por el detalle y la corrección, llevaron a los integrantes de la Real Academia Española de la lengua a aceptarlo como uno de sus miembros en 1994.

Cuentan sus biografías que durante su infancia estuvo muchos años confinado a la biblioteca de su abuelo, entre libros clásicos que devoró, tal y como muchos hacen, o hicimos, muchos con Balzac, Salgari y Dumas, entre otros.

La diferencia en este caso fue que el aprendizaje de esos clásicos se convirtió para él en una excelente herramienta para explotar cuando trabajó, muy joven, como reportero del Diario Pueblo, donde habría de olvidar sus aventuras infantiles entre las ruinas de la antigua ciudad romana de Cartagena y sus castillos medievales, para trabajar como corresponsal de guerra.

En ese diario, un vespertino madrileño ya desaparecido, que dirigía Emilio Romero, un veterano periodista que también escribía novelas, se formó Pérez Reverte durante 12 años, hasta que cambió la grabadora por el micrófono, cuando en 1985, tras la desaparición del Diario Pueblo se incorporó a Televisión Española.
Casi a la par comenzó su carrera como escritor, pues en 1986 publicó El maestro de esgrima, al mismo tiempo que comenzaba a trabajar en la radio.

Finalmente, en 1994, hace 16 años, decidió dedicarse de lleno a escribir y a esta última etapa le debemos toda la serie de El capitán Alatriste y obras como La piel del tambor, La carta esférica o La reina del sur, en donde paradójicamente, anticipó la existencia de esas mujeres del narco que hemos visto surgir en los últimos años.

Aunque es común sugerir que en un escritor lo personal es lo último que importa y lo que se debe hacer es juzgar la obra, en el caso de Pérez Reverte, a quien una infinidad de colegas periodistas y lectores con múltiples oficios y profesiones debemos decenas o cientos de horas de entretenimiento, es imposible separ ambos papeles.

Así que a contar las horas para que llegue esta nueva novela -que narra el sitio de Cádiz hace 200 años- o en su caso, a releer las anteriores para llegar a El Asedio con el estilo fresco y ya encarrerados.
Hasta la próxima.

Héctor Zamarrón
Radiografía para el lunes 22 de febrero

No hay comentarios: