lunes, 30 de noviembre de 2009

Joaquín Vargas Gómez





Joaquin_Vargas.wav
Esta es la historia de un pionero de la radio. De un empresario que apostó por las novedades que traía a México, “como buen vendedor que fue”, y de un hombre enamorado de los aviones y la música. Se trata de Joaquín Vargas Gómez, más conocido hoy en día por haber fundado Multivisión, pero en cuya historia se encuentra mucho más que eso.
Hijo de una familia de Linares, Nuevo León, la tierra de las Glorias, Joaquín Vargas Gómez nació en la ciudad de México en 1925, pero siempre se sintió más regio que chilango o como él decía “un vendedor de corte regiomontano”.
Estudiante de una secundaria nocturna, Vargas dedicaba las mañanas de su juventud a atender junto con una tía la pensión familiar que instalaron en Nuevo León, justo antes de que él ingresara al Colegio Militar, al mismo tiempo que trabajaba en una tienda de abarrotes.
Joaquín Vargas Gómez fundó su primera empresa a los 21 años, Herramientas Templex, y desde entonces inició su carrera de “levantamiento de pesos” como le contó al reportero Carlos Meraz en una de las últimas entrevistas que dio.
Después siguió con el negocio de las ferreteras hasta que comenzó a importar tuberías de gran diámetro para proveer a Pemex.
Sin embargo, fue sólo hasta 1956, tras cumplir 26 años de edad, cuando compró una gasolinería cercana al aeropuerto, donde más tarde adquirió el fuselaje de un avión antiguo habilitado como restaurante y que durante muchos años dio servicio frente a la terminal aérea Diez años más tarde se convirtió en la cadena de restaurantes Wings, parte central del negocio de este empresario que fundó además otros grupos como Los Almendros, La Destilería, Fonda Mexicana y algunos Chillis.
Y por las mismas fechas en que despegaba su negocio de restaurantes, en un viaje a los Estados Unidos, escuchó por primera vez en la radio de su automóvil un sonido tan nítido y tan nuevo para sus oídos que quedó deslumbrado. Se trataba de una transmisión en frecuencia modulada, que para esas fechas aún no existía en México.
Comerciante al fin y tomador de riesgos, como buen empresario, Joaquín Vargas apostó por traer a México el equipo necesario para reproducir esos sonidos y tras obtener la concesión necesaria, fundó la primera estación de radio FM, llamada Stereo Rey, por la combinación del nuevo tipo de sonido transmitido y la ciudad de origen (Monterrey) hoy MVS radio, con más de 80 estaciones en México y Latinoamérica.
Así como incursionó en radio a fines de los sesentas, Joaquín Vargas Gómez descubrió más tarde la televisión vía satélite y en 1968 comenzó a trabajar en Televisión Independiente de México, la competencia de Televisa hasta que se fue por su cuenta a fundar en 1976 Telerey, el primer centro productor y posproductor de televisión en México.
Ese fue el germen de Multivisión, cuyas transmisiones vía satélite iniciaron en 1989, hace apenas veinte años.
En ambos casos, en la radio y en la televisión, a Joaquín Vargas Gómez le tocó enfrentar escepticismos por invertir en empresas de dudosa comercialización, pero el tiempo terminó por darle la razón.
Sin embargo, apenas hace cuatro años le tocó enfrentar la muerte de su hijo Adrián Vargas Guajardo, en un accidente fatal, de 41 años de edad.
Ahora le tocó a Joaquín Vargas Gómez dejar esta vida, cuando desde hace una década al menos se había retirado de los negocios y sobrellevaba los avances de un mal de Parkinson.
Esa es, pues, la historia de un pionero y si hoy nos escuchamos con cierta claridad por FM, en mucho se debe a aquellas apuestas de un empresario.
Me despido Mario y hasta la próxima
Radiografías para el lunes 30 de noviembre de 2009, Por Héctor Zamarrón