lunes, 4 de octubre de 2010

Mark Zuckerberg, 500 millones de amigos... y unos cuantos enemigos

Tiene 26 años y está en la lista de la revista Forbes como el más joven de los millonarios gracias a su reciente fortuna, valuada en 4 mil millones de dólares.

Desde hace años no pasa día sin que lo inviten a formar parte de otra empresa y que los ejecutivos de grandes compañías lo lleven a cenar para proponerle millnarios acuerdos de inversión.

Ahora, hasta tiene su propia película --La red social-- estrenada el fin de semana en Estados Unidos y con tal éxito que se convirtió en la reina de la taquilla.

Se trata de Mark Elliot Zuckerberg, un joven de provincia, programador y empresario, cuyo paso por la universidad de Harvard lo convirtió en un mito en el mundo, aunque quizá sea más conocido por su creación que por su nombre porque hoy en día son pocos los que nunca han oído hablar de Facebook, la red social más joven y exitosa del mundo.

Nacido en 1984 en el estado de Nueva York, en White Plains, Zuckerberg creció en esa ciudad de 50 mil habitantes, situada al norte de Manhattan en la cercanías del río Hudson, un suburbio al que él mismo imaginaba como "la ciudad" aunque no pasaba de pueblo grande.

Zuckerberg llegó a Harvard con la idea de convertirse en un programador exitoso pero que se quedó en el camino, el éxito de una de sus primeras creaciones le estalló y lo arrastró consigo, al grado que hoy su historia difícilmente puede separarse de su red social.

Con apenas seis años de vida, thefacebook.com, como originalmente se llamó Facebook, se basó en los típicos anuarios estadounidenses en donde toda una generación escolar, o clase, aparece con su fotografía y descripción y desde sus orígenes carga con una historia llena de traiciones y giros sorprendentes, como dice la propaganda de la película: No puedes hacer 500 millones de amigos sin hacerte de algunos enemigos.

Creada en sólo una semana, como Zuckerberg afirma, Facebook se convirtió en un fenómeno desde su lanzamiento. En las primeras horas ya tenía inscritas a 400 personas, al mes prácticamente todo Harvard estaba dentro y seis meses más tarde, a fines de 2004, el 80 por ciento de los estudiantes universitarios de Estados Unidos pertenecía a la nueva red social. Una red elitista a la que sólo se entraba por invitación, pero a la que hoy pertenecen más de 500 millones de personas, incluido yo mismo y seguramente muchos de ustedes.

En los siguientes dos años Zuckerberg resistió las ofertas multimillonarias que le hicieron para comprarle su compañía, cuando él apenas tenía 22 años de edad, desde los 75 millones de dólares que le ofreció MTV en 2005, hasta los mil millón es de dólares que rechazó de Yahoo en 2006.

Cualquiera puede tener una empresa decía, pero pocos una red social. La película, a la que Zuckerberg asistió junto con su equipo el día del estreno, seguramente tardará en llegar a México unos días, pero habrá que ir a verla, más que con la idea de saber qué ha hecho este joven billonario, como con la interrogante de que podrá hacer en su próximos, digamos, 50 años.

Con esa pregunta al aire me despido y hasta la próxima.

Radiografía para el lunes 4 de octubre
Por Héctor Zamarrón

No hay comentarios: