lunes, 8 de marzo de 2010

Antanas Mockus y Enrique Peñalosa

Uno es mayor que el otro ligeramente, pero puede decirse que ambos están cerca ya de cumplir sesenta años, es decir, son integrantes de la generación de la posguerra. Nacidos en los años cincuenta del siglo pasado, los une haber conseguido el milagro de revivir una ciudad y convertirla en ejemplo en todo Latinoamérica.

Se trata de Enrique Peñalosa y Antanas Mockus, dos políticos colombianos que gobernaron sucesivamente Bogotá hace una década y que ahora están en busca de la Presidencia de su país, en reemplazo de Álvaro Uribe.

Los dos son precandidatos del Partido Verde colombiano y esta semana irán a las urnas para que los simpatizantes y militantes decidan entre ambos y Lucho Garzón quién será el candidato presidencial por el verde. ¡Vaya calidad de aspirantes!

Mockus es hjo de padres lituanos, formado en París, al igual que Peñalosa, y ya compitió antes contra él, cuando le ganó la candidatura a Alcalde en 1994. Se trata de un político sui generis que, como académico, llegó un día a bajarse el pantalón para conseguir que un auditorio ruidoso lo escuchara y que otro día decidió casarse dentro de un circo.

En sus dos periodos como alcalde Mockus le cambió el alma a Bogotá. Mejoró la convivencia ciudadana al grado que la tasa de homicidios cayó en 70 por ciento y la de muertes por accidentes de tránsito a la mitad. Incorruptible, impulsó la cultura ciudadana y la educación. Con formación de filósofo, Mockus aplica la pedagogía a nivel de masas y busca educar a la población en valores. Tan le funcionó que después de ser alcalde 1995 y 1998, volvió a dirigir Bogotá de 2001 a 2004.

Desde entonces, Mockus ha venido a México en varias ocasiones para asesorar a gobiernos locales y proponer programas de mejoramiento de la convivencia.
Pero si Mockus le cambió el alma a Bogotá, Enrique Peñalosa le cambió el cuerpo, el rostro, la infraestructura.

Nada más enumerar sus obras entre 1998 y 2001 quita el aliento.
Recuperó numerosos espacios públicos y los devolvió revitalizados a los ciudadanos porque, en sus palabras, no hay nada más democrático que el espacio público pese a su formación de administrador público y creyente en el capitalismo.

Enrique Peñalosa impulsó la construcción un sistema de autobuses rápidos, el Transmilenio, que a México llegó 10 años más tarde con el nombre de Metrobús, y ha dedicado los últimos años a asesorar países de África, Asia y América para que lleven a cabo sistemas de transporte similares.

Peñalosa también sometió a votación la creación de un día sin auto y logró ganar esa medida, única en América Latina. Además, su breve paso por la alcaldía le dio para crear más de 250 km de ciclopistas y para cerrar avenidas en las llamadas ciclorrutas. Entre lo que a él mismo le gusta destacar, se cuenta una red de bibliotecas públicas, colegios de alta calidad en zonas pobres y una recuperación sin precedente de calles y avenidas para peatones en el centro de Bogotá.

Ahora ambos están de nuevo frente a frente, aunque bajo el mismo partido, dispuestos a pelear para cambiar el alma y el cuerpo ya no de una ciudad, sino de todo un país y, seguramente, si ganan conseguirán eso y más.

Desde por acá, como espectadores, no queda más que aguardar el desenlace y desearles buena suerte a ambos. Con cualquiera es seguro que a Colombia le irá bien. Hasta la próxima semana Mario

Radiografía para el lunes 8 de marzo de 2010

Mockus_y_Penalosa
Mockus_y_Penalosa....
Hosted by eSnips

No hay comentarios: