lunes, 14 de diciembre de 2009

Silvio Berlusconi



berlusconi.wav
El primer ministro italiano Silvio Bersluconi convalece este lunes a causa de la agresión que sufrió la víspera en Milán por un enfermo mental que le arrojó un objeto contundente. El parte médico
:  rotura parcial del hueso nasal, laceración interna y externa en los labios, pérdida de sangre, dos dientes afectados, uno de ellos roto, y un corte en la mejilla.


Berlusconi tiene 73 años de edad, es primer ministro de Italia desde mayo de 2008 y lleva por lo menos el último medio año metido en una difícil situación en lo político y en lo personal a raíz de los escándalos a los que es tan afecto.


¿Y quién es Berlusconi, aparte de ese personaje mediático que un día coquetea con una joven en público y al siguiente, también en público, se disculpa ante su mujer que le reclama, de ese millonario que aparece en el tercer lugar de la lista de Forbes entre los hombres más ricos de Italia, quién es aparte del político y del empresario magnate de los medios de comunicación de su país?


Empresario de medios desde los años setenta y propietario del equipo de futbol Milán, Silvio Berlusconi nació en esa ciudad en 1936, hijo de un empleado bancario y criado en una familia de altos ingresos, estudió en colegios de religiosos salesianos antes de inscribirse y terminar la carrera de derecho en la universidad estatal de Milán.


Apodado Il Cavaliere, Berlusconi también fue cantante popular, músico y rompecorazones pero, sobre todo, empresario, siempre empresario. De hecho, comenzó con los negocios inmobiliarios recién cumplidos sus treinta años y a ellos se dedicó durante una década por lo menos, hasta que apareció en el horizonte su otro gran negocio: la televisión.


Antes de cumplir sus cuarenta años, en 1973, compró su primer canal de televisión, la base del emporio que hoy administra y que lo ha llevado a múltiples conflictos de intereses como político, su segunda carrera exitosa, iniciada muy recientemente, cuando en 1994 lo invitaron a ser candidato a diputado y terminó como primer ministro, en un periodo de gobierno fugaz, pero que sería apenas el primero de los tres que lleva.


Dueño del canal 5, una televisora nacional creada en 1980, así como de la editorial Mondadori, de periódicos, estudios y salas de cine, agencias de publicidad, grandes almacenes y hasta un equipo de futbol, su éxito en los negocios lo llevó a la política


Después de la breve experiencia en 1994, Silvio Berlusconi volvió al poder en 2001 y se mantuvo por cinco años al frente del gobierno, el cual dejó temporalmente para regresar en 2008, en este su tercer periodo de gobierno.


Esas entradas y salidas al gobierno, al mismo tiempo que su sentido del humor que lo ha hecho caer en problemas pero también lo han convertido en un popular político no le han evitado, sin embargo, estar al mismo tiempo acusado de asociación con la mafia, fraude fiscal, y de sobornar y corromper a jueces, policías, diputados y funcionarios.


Por todo eso, quizá no sea tan descabellado decir que Berlusconi me recuerda a un popular presidente mexicano que también tuvo una relación ambivalente con la sociedad: Antonio López de Santa Ana. El mismo pueblo que lo amó, después lo repudió. Claro que Santa Ana fue presidente siete veces en 22 años y a Berlusconi aún le faltaría, pero tampoco estamos en el siglo XIX. Esperemos que ese no sea el caso del primer ministro italiano. Esperemos que se recupere y que un día de estos, pague sus cuentas con la historia.


Hasta la próxima. 

No hay comentarios: